lunes, 30 de noviembre de 2009

Tres Casos en Particular: 3 - Genie

Genie

Aunque su nombre verdadero no es Genie, es así como podemos conocerla, salvaguardando así tanto su propia intimidad como la de sus familiares. La historia que nos ocupa se remonta al año 1970 cuando el caso de Genie salió a la luz pública. Cualquiera diría que se trataba de un guión de cine, pero desgraciadamente no era así sino que constituía un hecho real. Genie, una niña entonces de 13 años, había sido confinada en una habitación durante casi toda su vida. Este descubrimiento se hizo en Los Ángeles (Estados Unidos) y si fue posible hacerlo, la causa tenemos que encontrarla nuevamente en la violencia. Parece que tras una violenta discusión con su marido, la madre de Genie, una mujer con graves problemas visuales, tuvo que solicitar la ayuda de asistentes sociales. Y así se descubrió todo. Podemos imaginar la sorpresa de quienes atendieron a esta muchachita que a sus trece años aún usaba pañales, andaba con extraordinaria dificultad y no sabía hablar.

Si la historia hasta aquí no fuera lo suficientemente espeluznante, a medida que se hicieron más averiguaciones el horror alcanzó mayor importancia. La niña había sido mantenida en completo aislamiento en una habitación, sentada en una silla que hacía las veces de orinal y sin recibir ni calor humano ni lenguaje que acompañara su soledad; según relató ella misma mucho más adelante, tenía que estar en completo silencio pues al menor ruido su padre la pegaba sin contemplaciones.


Las causas que la habrían llevado a tal confinamiento no están claras. El padre, antes de responder a la justicia, decidió quitarse él mismo la vida y dejar una nota diciendo que el mundo no comprendería. Y es verdad, el mundo no puede comprender cómo se pueden llegar a tales extremos.

Algunos piensan que la niña era retrasada de nacimiento y que por ese motivo se la mantuvo alejada de la sociedad (como si eso pudiera constituir una justificación); sin embargo, también se especula con la posibilidad de que Genie no fuera bien recibida por su padre que deseaba monopolizar a la esposa. Para venir a añadir más dudas sobre el asunto, según algunas informaciones se dice que existieron dos hermanitos anteriores a Genie que murieron prematuramente, y que un tercero vivió con su abuela por un tiempo hasta que ésta murió y hubo de regresar con sus padres naturales. Genie, la cuarta hija, tuvo que soportar la dura prueba del aislamiento. Puede que la verdad se encuentre en el proceso judicial que se siguió, o puede que no, pues tengo que admitir que no he tenido acceso a esas fuentes. De cualquier manera, sean cuales sean las causas, lo cierto es que nos encontramos en pleno siglo XX, con una niña que reúne todas las características de los llamados “niños salvajes”.

A partir del momento de su descubrimiento, todo el mundo estaba ávido de conocer cuáles eran las capacidades de la niña y si ésta podría ser o no recuperable para la sociedad. Aun con el conocimiento de los supuestos errores cometidos por quienes nos habían precedido en este tipo de situaciones, da mucha pena decir que volvieron a cometerse exactamente los mismos. Como dice el refrán, el hombre es el único animal que tropieza dos veces en la misma piedra. Yo no sé si es el único, pero lo que sí está claro es que tropieza no dos, sino múltiples veces, y lo que sucedió con Genie tras la larga serie de descubrimientos de niños salvajes es un dramático recordatorio de este refrán.

Psicólogos, psiquiatras, lingüistas, educadores, todo el mundo apareció a la ayuda de la niña. ¿Ayuda he dicho? Ojalá fuera así, pero, aunque no voy a entrar en consideraciones sobre los motivos que cada uno tenía (pues eso nadie, ni los mismos protagonistas muy probablemente, puede conocerlos con seguridad), lo que parece muy claro es que no se ofreció una ayuda del todo conveniente. Sí, por supuesto que muchas personas tuvieron buenas intenciones (no creo que todas, pero sí algunas); pero las buenas intenciones no son suficientes. Quizá había demasiadas personas encargadas de decidir cuáles serían los pasos a dar y eso hizo que todo adquiriera más los tintes de un concurso a ganar que de una realidad humana que superar.

Genie fue pasando de mano en mano. Hasta estuvo adoptada por un matrimonio compuesto por uno de los psicólogos que la trataba y por su mujer, especializada en el desarrollo humano. Pero para la administración (vamos a llamar así a cualquier institución que se hace cargo del programa o proyecto, pues eso es lo que era Genie para ellos, un “proyecto”) no estaba satisfecha con los resultados obtenidos ni con la forma de presentarlos. Nadie quería a un Víctor del Aveyron, sino que se estaba a la búsqueda de una nueva Helen Keller. Genie se convirtió en una presa por la que todos se debatían pero probablemente por no demasiado loables motivos.

Si las cosas ya no iban lo suficientemente mal, otro asunto vino a complicarlas aún más. La madre de Genie, declarada inocente de abusos cometidos contra su hija, reclamó la custodia de la ya entonces jovencita. Quien no había sido capaz de cuidarla cuando más lo necesitaba, podía hacerlo ahora en opinión de los tribunales. Genie pasó a vivir, por espacio muy breve, con su madre; pero claro, convivir con una joven de sus características no podía ser tarea fácil, así que nuevamente pasó por otros “hogares” hasta el que ocupa en la actualidad, una casa para adultos que no pueden valerse por sí mismos.


Los abogados de la madre (no sé si para conseguir notoriedad o por creer realmente que defendían algo justo) iniciaron un proceso contra las instituciones científicas, alegando que habían valorado más los estudios científicos que el bienestar de la niña y reclamando las compensaciones oportunas. Ante esta petición de compensaciones econímicas, uno tiene que plantearse otra vez si más que le interés de la joven, no se valoraría en exceso el puro y duro asunto económico; da la impresión de que todo el mundo quería obtener algo: prestigio, renombre, dinero... ¿Y Genie? ¿Qué pasaba con ella, con sus propios intereses?

El dinero para su readaptación cesó y todos aquellos logros que la “niña salvaje” había ido consiguiendo con mucho esfuerzo fueron desapareciendo sin piedad, lo que lleva a pensar que las compensaciones pretendidas no se lograron porque probablemente ni siquiera estaban en el punto de mira.

Recuerdo una película titulada Charly, basada en la novela de Daniel Keyes, "Flores para Algernon", en la que se cuenta una historia que nos puede servir para valorar ésta de Genie. Charly, un deficiente mental, con la ayuda de un tratamiento recientemente descubierto puede salir de ese estado y desarrollar toda su inteligencia. Se trataba de un experimento con muy buenas perspectivas; pero -siempre hay un pero- los efectos del tratamiento no eran duraderos y así, poco a poco, Charly se retrotrae a su origen. Lo dramático es que en un principio lo va haciendo de manera consciente. ¿Alguien puede no darse cuenta de los parecidos entre estas dos historias?

* * * *

A diferencia de Tarzán o de Mowgli, seres extraordinarios que fomentan nuestro sentido del romanticismo, a estos niños nuestra civilización sólo les tiene reservado un segundo abandono si no demuestran que son superdotados según los propios esquemas dictados por nuestra sociedad. Disfrutamos mucho más con unos personajes de leyenda que conviviendo con los seres limitados de la realidad. Creo que es hora de que todas esas personas abandonadas reciban al menos nuestro mayor respeto y reconocimiento. Respeto por quienes son; reconocimiento por la ayuda que nos han prestado pues, gracias a mostrarse de una manera tan genuina, se ha podido reconsiderar la educación de sordomudos, deficientes o autistas. Los errores cometidos con ellos han abierto muchos caminos a nuevas enseñanzas. Ya es hora de que no sólo agradezcamos el esfuerzo de quienes con sus observaciones ampliaron las posibilidades de progreso humano a quienes las tenían limitadas, sino que volvamos nuestros ojos también a quienes se sometieron a tales observaciones.


5 comentarios:

La Gata Coqueta dijo...

Que tristeza tan enorme...
Ser tratada como un animalito y con la condición de estar encerrada.

Y lo que no comprendo es como traen seres al mundo para luego tener este comportamiento...

Que me digan que te tienen la cabeza bien, sobre todo la madre...porque estuviese dominada por el marido ¿es que no se puede revelarse?.

No es auto suficiente para decir basta...

Porque el camino de los demás hijos, más o menos lo sabemos también...

Luego la encuentran y luchan por tener protagonismo cada cual, para sacar más tajada en cuestión y al final nos volvemos a olvidar de Genie.

De darle un poco de cariño para ir integrándola en este mundo despacio sin ser mirada como un objeto...

Como tu has dicho termino en un centro de mayores que no tienen autonomía propia, que pena y que dolor, que carencia de lo más elemental, amor hacía los demás sin nada a cambio...

Genie salió de una cárcel para seguir su periplo en otra, que al fin y a la postre es lo mismo, con ver la imagen de ella lo dice todo...

Da la impresión que le cuesta mantenerse en pie.

Y sigue avanzando el tiempo y aparecen más monstruos, manteniendo hijos en sótanos o cuevas donde la luz ni existe.

Y no puedo esperar que van a recibir el mismo trato al final de sus vidas, como que el que ellos mismos han dado a los demás...
Porque el daño ya está hecho y es irreparable...

Bueno querida, estas cosas me causan pena y dolor, pero es una realidad existente que no hay que obviar, esto llegando a saberlo y lo que no llega a saberse nunca aun peor...

Te deseo pases un día lo más hermoso posible.
Yo estoy en plan de madrugueo...
Un abrazo y hasta otro momento.

María del Carmen.

María Fernanda Buhigas Patiño dijo...

Gracias, Mary Carmen, por ese "madrugueo" acompañado de tu amable y cuidada lectura.
Este tema lo conocí hace muchos años por un "Documentos TV" que es fascinante (en YouTube se puede ver al completo, pero creo que es en inglés, aunque probablemente subtitulado). Ver como esta niña lograba expresar cosas con gestos, porque las palabra apenas son tales, es impactante; cómo explicaba su periplo y lo que perdió tras sus muchos abandonos. Pero es bueno saberlo para no realizarlo más.

Te mando muchos besos, y gracias por tu cariño y amistad que siempre me demuestras también en persona. Besos

Juan dijo...

María Fernanda

Lo más trágico es que en vez de querer ayudar a la niña para que saliera de la situación lamentable en que se encontraba, degradada física y psicologicamente, sólo se pretendiera usarla para las observaciones médicas, seguramente con el fin de publicar sus teorías, o rebatir las de otros.

Sólo con mucho amor, y en manos de profesionales que la ayudaran de forma adecuada, podría recuperarse de tan terrible trauma.

Afectuosos saludos.

Juan Antonio

Desdemismontañas dijo...

Genie salió de un periodo de oscuridad para iniciar otro en absoluto brillante.

Si Hadi, que pena que a estas criaturas se les exija una respuesta automática. Que pena que se les vuelva a condenar, que se les vuelva a someter a un segundo, tercero, cuarto..., abandono cuando su respuesta es NORMAL.

Besitos HADI

María Fernanda Buhigas Patiño dijo...

JUAN ANTONIO,

Verás, yo sí creo que hubo amor por parte de algún investigador (o algunos) pero la convivencia continuada con alguien difícil sin duda fue degradando la situación, además de la dichosa burocracia e intereses partidistas, por supuesto. Seguramente cargué un poquito las tintas, pero si puedes ver el documental sobre este caso (actualmente en YouTube), la verdad es que poco a poco va resultando sangrante. No puedo juzgar y lo he hecho, pero es que lo que realmente duele es que esta niña fue encontrada justo en el momento en que se estrenaba la película de "El Niño Salvaje" de Truffaut, en el que se relataba algo similar pero en la época de la Revolución Francesa, y me dio mucha pena que, a pesar de nuestros medios, en el fondo sigamos actuando igual. Un abrazo fuerte

DESDEMISMONTAÑAS,

Muchísimas gracias por tu visita que me ha hecho mucha ilusión. Como le digo a Juan Antonio, he juzgado, y probablemente no soy justa con todos los que estuvieron en este proyecto que seguramente también tenían buena voluntad; pero creo que el sistema administrativo, legal y científico, a veces se encasilla demasiado y pierde la perspectiva para ayudar a quien debe ser ayudado más que a uno mismo. Muchos besos